Tuesday, April 21, 2009

De revistas y arbitrajes


Como editor novato de una revista especializada en temas de estadística he tenido que dar instrucciones a los novatos árbitros para que su proceso de evaluación de artículos sea objetivo y profesional. Y es que una cosa es hacer una regresión o desarrollar una nueva teoría y otra muy diferente es evaluar qué tan adecuado es un artículo para una revista. La regresión la enseñan en la universidad, la nueva teoría se desarrolla en el grupo de investigación, pero no todos los árbitros saben a ciencia cierta lo que el proceso implica.


Cuando llega un artículo por primera vez, existen varias tendencias… el árbitro negrero, el condescendiente, el terrorista y, en menor cuantía, los objetivos. A continuación explico.





  1. El negrero: "El artículo es muy bueno, pero considero que hasta que los siguientes cambios no se realicen, no debe ser publicado: Modificar los supuestos, hacer un enfoque generalizado, cambiar la aplicación por una que tenga más variables, aumentar el número de simulaciones a cien millones, probar los resultados con un teorema, generalizar el teorema con resultados de teoría de la medida, entre otros…"


  2. El condescendiente: "El artículo es excelente, un gran aporte a la ciencia estadística, nos sentimos honrados de que el autor publique en esta revista… regálame un autógrafo"


  3. El terrorista: "La definición del promedio aritmético, de la sección 2.2, debe ser citada porque de lo contrario se incurre en una falta grave a las normas editoriales, lo cual constituye una base sólida para una demanda civil o penal. Por supuesto, lo anterior tiene consecuencias laborales, pecuniarias, penales y constitucionales. Ratero, ladrón, por eso estamos como estamos… porque no se respetan los derechos de autor, #$%$%"#$%#$, %$%"#$%, etc"


  4. El objetivo: Este tipo de árbitro respeta el consejo que Bruce Palka, antiguo editor de American Mathematical Monthly, dio a sus editores asociados. "Es responsabilidad del autor examinar que el arículo se encuentre libre de errores; es responsabilidad del árbitro dar opiniones objetivas acerca de la pertinencia del artículo para ser publicado en la revista. Por tanto, el reporte debe ser relativamente corto y directo. "


Y es que, en honor a la verdad, no somos muy buenos con el arbitraje. Sin embargo, en honor a la justicia, tampoco somos muy buenos escribiendo. Si tan sólo el autor se tomará su tiempo para darle una segunda lectura a todo lo que ha escrito, si tan sólo pasara su documento por MS Word para corregir la ortografía.


Michael Steele afirma que si el autor fuese responsable de entregar un documento diáfano y limpio de errores, entonces no habría necesidad de árbitros ni nada de eso (una visión un poco anarquista y utópica). Yo pienso que siempre vamos a necesitarlos, ¡pero vamos… no seáis terroristas, ni negreros ni mucho menos condescendientes… leed este pedazo de artículo y vamos a por ello, por un mundo editorial objetivo!

2 comments:

  1. muy buen comentario sigue asi!!!!

    ReplyDelete
  2. espero que esta revista tanga lo que se merece si y que los legados de leonardo.... seguimos haciendo ciencia

    ReplyDelete